Mi Universar

domingo, 15 de mayo de 2016

En dos patas


En un banco de una plaza
sentado junto a mi perra
descansábamos un poco
antes de emprender la vuelta.

De repente se acercó
un canino en dos patas
pese a contar con las cuatro
las de atrás las arrastraba.

Un problema neurológico
lo aquejó desde pequeño
decidieron adoptarlo
según afirmó su dueño.

Hoy se lo ve muy feliz
elegante y bien dispuesto
aceptanto hidalgamente
lo que el destino le ha impuesto.

Ruben Edgardo Sánchez, 15 de mayo de 2016