Mi Universar

miércoles, 3 de mayo de 2017

Una hoja en blanco


Cuando tengo ante mis ojos una hoja que está en blanco
recorro sus dimensiones sin esperar nada a cambio.

Advierte que yo la observo se inquieta y luego pregunta
si pretendo algo de ella si preciso alguna ayuda.

Le respondo de inmediato que no necesito nada
al menos hasta que encuentre alguna frase inspirada.

Me pregunta nuevamente si puede ayudarme en algo
porque está para servirme como cualquier hoja en blanco.

Le repito agradecido que aún no es tiempo de usarla
tal vez en algún instante pueda yo necesitarla.

Y entonces caigo en la cuenta de que ahora es el momento
y escribo inmediatamente mis últimos pensamientos.

Ruben Edgardo Sánchez, 3 de mayo de 2017