Mi Universar

miércoles, 18 de febrero de 2015

Necedad


Hay uno a quien no le gusta
para nada la poesía
y cuestiona nuestra obra
con descarada osadía.

Confiesa que nunca lee
que ignora si es bueno o malo
que estilizamos problemas
los intelectualizamos.

Nos dice que las palabras
nunca han sido suficientes
para paliar el dolor
que padece tanta gente.

Pregunta con insolencia
si esperamos los aplausos
le parece deleznable
andar mendigando lauros.

Dice que nos regodeamos
con pleitesías tan vanas
que es inútil ser poetas
si no sirven las palabras.

Es una historia real
que muestra la necedad
que merodea este mundo
con total impunidad.

Ruben Edgardo Sánchez, 18 de febrero de 2015