Mi Universar

viernes, 9 de diciembre de 2016

Nadar contra la corriente


Los canales de un río
llevan una dirección
al igual que los canales
de cualquier televisión.

Nos arrastra la corriente
y nos dejamos llevar
como livianos maderos
que se dejan arrastrar.

El destino es el mismo
para todos por igual
y en la desembocadura
nos volvemos a encontrar.

A menos que decidamos
nadar contra la corriente
como lo hace el salmón
y es sólo para valientes.

Ruben Edgardo Sánchez, 9 de diciembre de 2016