Mi Universar

lunes, 29 de junio de 2015

Ni tan fuerte ni tan débil


Fortalezas y flaquezas conforman la dualidad
de una guerra sin cuartel en nuestra intimidad.

Conforme cual predomine imponiendo su verdad
mejor o peor talante nuestro ánimo tendrá.

A veces pisamos fuerte con toda seguridad
y nos parece que nada puede hacernos fracasar.

Otras veces titubeamos y podemos tambalear
buscando el equilibrio que atempere la ansiedad.

Al fin y al cabo sabemos que somos seres humanos
y que no siempre podemos actuar como esperamos.

Ni tan fuerte ni tan débil mucho mejor combinar
sin llegar a los extremos soberbia con humildad.

Ruben Edgardo Sánchez, 29 de junio de 2015