Mi Universar

jueves, 28 de agosto de 2014

Beber la vida de a poco


Hace un año exactamente que dejé de trabajar
fue después de muchos años de tener que madrugar.

Ahora todo es distinto los días se me hacen largos
son para nada aburridos y procuro disfrutarlos.

De la manera más simple en que yo lo puedo hacer
pausadamente y sin prisa de acuerdo a mi parecer.

Disfruto del aire libre todo el tiempo que yo quiero
o me quedo bajo techo si es eso lo que prefiero.

Con mínimos compromisos y responsabilidades
la libertad me regala muchas posibilidades.

Más tiempo para gozar para respirar el aire
mirar todo el día el cielo de mi ciudad, Buenos Aires.

Ya no espero los feriados tampoco las vacaciones
los días de la semana son días sin distinciones.

Me hacía falta un respiro beber la vida de a poco
en lugar de atragantarme con tanto y tanto sofoco.

Créanme les aseguro que no tiene desperdicio
disfrutar del tiempo libre después de años de servicio.

Ruben Edgardo Sánchez, 28 de agosto de 2014