Mi Universar

jueves, 24 de noviembre de 2016

Desnutrición


Con las manos renegridas
por hurgar en la basura
solloza desesperada
la pequeña criatura.

No entiende por qué el destino
se ensañó con su persona
su mirada desgarrada
con desesperanza llora.

"Qué culpa estaré pagando
para llevar esta vida
que alguien se apiade de mí
quiero un poco de comida".

Nadie tiene una respuesta
para poder complacerla
un mundo tan desigual
nunca podrá contenerla.

Ruben Edgardo Sánchez, 24 de noviembre de 2016