Mi Universar

viernes, 9 de octubre de 2015

Ernesto Guevara, el Che


Querido Ernesto Guevara, el Che para quien te quiere
moras la inmortalidad desde aquel octubre nueve.

Cuando el brazo ejecutor de un imperio libertino
te convirtió en leyenda por los siglos de los siglos.

Tu mirada penetrante divisaba la utopía
un horizonte sin fin para tu gran osadía.

Liberar del yugo a todos los sometidos del mundo
romper todas las cadenas para torcerles el rumbo.

Un soñador sin remedio luchador hasta el cansancio
valiente sin más recaudos que quimeras en tus manos.

Con un cigarro en tu boca tu sonrisa tierna y pura
tus ojos dos perlas negras y tu soberbia figura.

Fuiste templo de hidalguía un quijote americano
tu afán no tenía fronteras con el futuro en tus manos.

Tu patria fue el mundo entero donde el justo sufre y pena
tu amor incondicional quizás fuera tu condena.

Hoy eres recuerdo vivo en el corazón de todos
los que amamos la justicia y la libertad sobre todo.

Ruben Edgardo Sánchez, 9 de octubre de 2013