Mi Universar

jueves, 5 de abril de 2018

Los años no vienen solos



Todos los seres humanos tenemos algunos dones
pero también padecemos por ciertas limitaciones.

Algunas son transitorias otras son invalidantes
no nos resultan muy gratas y nos enojan bastante.

Con el paso de los años nos vamos poniendo viejos
nos vamos endureciendo y perdemos los reflejos.

Debemos tener cuidado al perder el equilibrio
la inestabilidad nos causa mucho fastidio.

Lo importante es adaptarse a esta nueva realidad
que nos depara la vida en este tramo final.

Los años no vienen solos tienen malas compañías
que nos colman de problemas y nos complican la vida.