Mi Universar

martes, 11 de abril de 2017

Represión en la Plaza del Congreso


El pasado seis de abril el cielo lloró de pena
por la infame represión en contra de la docencia.

Policías pertrechados con cascos y con escudos
frente a un grupo de docentes que no eran peligro alguno.

No portaban armas blancas salvo alguna que otra tiza
tampoco armas de fuego sólo algún diario o revista.

Con toda su humanidad poniendo el pecho a las balas
de oscuros uniformados pertrechados para nada.

Un despliegue policial tan inútil como absurdo
de un gobierno paranoico que le teme a un estornudo.

Los docentes convocados no eran ninguna amenaza
los milicos consumaron un papelón en la plaza.

Ruben Edgardo Sánchez, 11 de abril de 2017