Mi Universar

viernes, 25 de marzo de 2016

Ni olvido ni perdón


Debíamos trasladarnos hasta la Plaza de Mayo
como lo han hecho las Madres desde hace tantos años.

No había ninguna fiesta ni una gesta deportiva
ningún artista de moda ni regalaban comida.

El subterráneo empezaba a llenarse lentamente
no era posible encontrar un lugar para la gente.

No había dónde sentarse ni espacio para andar
estación tras estación se cargaba más y más.

Finalmente arribamos al destino prefijado
en espacios reducidos lentamente caminamos.

Eran apenas cien metros que había que transitar
parecíamos ganado al que tenían que arriar.

Llegamos hasta el Cabildo a paso de caracol
la plaza estaba repleta y era mucha la emoción.

Niños jóvenes adultos ancianos y algún bebé
en una marea humana manifestando otra vez.

Por la paz y la justicia por la memoria y la vida
por los desaparecidos porque el pueblo no se olvida.

Por las familias que siguen padeciendo las ausencias
de sus seres más queridos con infinita paciencia.

No interesa demasiado si lo difunden los medios.
los que estuvimos presentes sabemos que esto fue en serio.

No hay nada que perdonar pues la memoria está viva
podrán pasar muchos años nuestra historia no se olvida.

Ruben Edgardo Sánchez, 24 de marzo de 2016