Mi Universar

viernes, 4 de marzo de 2016

Bajo tierra


Lejos de la militancia el ciudadano común
percibe que algo anda mal aunque no lo sepa aún.

Los precios siguen subiendo incluso con recesión
es un cóctel peligroso mezclado con la inflación.

Los despidos arbitrarios que se vienen sucediendo
dejan gente en la calle desahuciada y sin remedio.

Muchos deseaban un cambio razonablemente justo
y ahora caen en la cuenta que termina siendo injusto.

Es tarde para el lamento pues lo hecho hecho está
ahora nos queda la lucha no cabe la marcha atrás.

No se puede tropezar siempre con la misma piedra
si lo seguimos haciendo terminamos bajo tierra.

Ruben Edgardo Sánchez, 4 de marzo de 2016