Mi Universar

viernes, 21 de noviembre de 2014

Simplemente cosas mías


Cuando en la casa reinaba la austeridad y el rigor
los objetos que tenía fueron cargados de amor.

El apego iba creciendo y su valor excedía
por mucho sin darme cuenta lo que su precio valía.

Imposible desprenderse de aquéllos sin opresión
me sobraban los motivos para echar un lagrimón.

Sustracción rotura olvido eran causa suficiente
para extrañar la presencia de algo mío ahora ausente.

No tiene lo utilitario ni tiene la mercancía
sólo el valor de su precio su importancia o su valía.

Una prenda un tenedor una tabla una alcancía
no son nada de otro mundo simplemente cosas mías.

Ruben Edgardo Sánchez, 8 de mayo de 1993

Ilustración: Ángel Luis López (Trastos viejos)