Mi Universar

sábado, 18 de octubre de 2014

La buena pulga y el mal rey


(Versificación del cuento de Víctor Hugo)

Había una vez un rey malo que a su pueblo molestaba:
con mal humor cada día despertaba en la mañana.

No podían destronarlo pues era rico y mandaba
a un ejército que siempre con esmero lo cuidaba.

Hasta que una pulga amable y de buenos sentimientos
escuchó lo que pasaba y pensó en un escarmiento.

Hacer entrar en razón a este rey malhumorado
y tratar de corregirlo picándolo en todos lados.

Lo picaba y se escondía debajo de la solapa
dentro de la cabellera o en la barba del monarca.

-¿Dónde están mis generales mis ministros y mis sabios?
El furioso rey tenía un humor de los mil diablos.

Pero él no pudo escapar de este diminuto insecto
se puso pálido y flaco seguro se habría muerto...

...si no hubiera decidido obedecer a la pulga.
-Me entrego. -dijo el monarca- haré lo que se te ocurra.

-¡Harás feliz a tu gente! -¿Cómo puedo conseguirlo?
-¡Márchate y así tu pueblo se gobernará a sí mismo!

-¿Puedo llevarme conmigo un poco de mis tesoros?
-No quiero ser tan severa: llena tus bolsillos de oro.

Así entonces hizo el rey se marchó de su país
el pueblo cantó ¡Victoria! y fue por siempre feliz.

Ruben Edgardo Sánchez, 10 de mayo de 2013