Mi Universar

jueves, 27 de octubre de 2016

Refugiados sirios


Cuántos niños en la guerra
con sus casas destrozadas
y familias desmembradas
deben migrar a otras tierras.

Hasta cuándo han de sufrir
tanta miseria y espanto
en medio de tanto llanto
casi prefieren morir.

En tanto los dirigentes
se reparten la riqueza
sumiendo en la pobreza
sin pudor a tanta gente.

La realidad es odiosa
por tanto y tanto flagelo
caen lágrimas del cielo
en esta noche lluviosa.

Ruben Edgardo Sánchez, 27 de octubre de 2016