Mi Universar

martes, 4 de agosto de 2015

Una aldea de cuento


En las páginas de un libro
encontré una bella aldea
con casas entrelazadas
y un curso de agua entre ellas.

Con sus blanquecinos muros
colmados de ventanitas
sus tejados a dos aguas
su mansedumbre infinita.

Los pobladores reposan
en su adormilada siesta
mientras el sol de la tarde
lentamente se recuesta.

Ruben Edgardo Sánchez, 4 de agosto de 2015