Mi Universar

martes, 9 de agosto de 2016

La noche


La luna en cuarto creciente
y un mar de estrellas detrás
las nubes migran gozosas
ante tanta inmensidad.

La noche está silenciosa
no tiene nada que hablar
le basta con presentarse
vestida de oscuridad.

Sabe que por varias horas
majestuosa reinará
en la mitad de este mundo
hasta que empiece a clarear.

Mientras tanto su embeleso
y su magia sin igual
acuna el sueño de tantos
que una vez más velará.

Ruben Edgardo Sánchez, 9 de agosto de 2016