Mi Universar

domingo, 25 de febrero de 2018

No hace falta que lo nombre



Hay madres que paren hijos sin medir las consecuencias
en este caso el nacido es afecto a la indecencia.

Tiene cara de falluto de taimado estafador
cuanto más lejos se encuentre nos irá mucho mejor.

Le fascinan las divisas las empresas los negocios
también los bienes raíces y mucho tiempo de ocio.

Se toma la vida en joda ningunea a los demás
siempre está de vacaciones todo menos trabajar.

Es alguien muy despreciable arrogante y engreído
un verdadero farsante es un cerdo malparido.

Abre la boca y pronuncia millones de estupideces
no hace falta que lo nombre ya lo nombraron mil veces.