Mi Universar

viernes, 15 de mayo de 2015

Tristeza en la Bombonera


Sentimos gran desazón
y también mucha tristeza
pero ninguna razón
para cargar con vergüenza.

No somos los responsables
de lo que pasó en La Boca
no podemos pagar todos
por lo que algunos provocan.

Sólo queríamos ver
la pelota en la gramilla
y al fin terminó cayendo
en una sucia alcantarilla.

Unos pocos delincuentes
pueden más que todo el resto
terminemos de una vez
con tanto marginal suelto.

Más allá de las sanciones
que pudieran aplicar
lo que ahora nos aflige
es esta cruel realidad.

La pelota está manchada
desde hace mucho tiempo
por culpa de unos pocos
que niegan nuestros derechos.

Lo que debía ser fiesta
terminó en un bochorno
queríamos festejar
terminamos en el horno.

Una mano muy perversa
que acaba con nuestros sueños
nos golpea a menudo
sin saber quién es el dueño.

Ruben Edgardo Sánchez, 15 de mayo de 2015