Mi Universar

lunes, 18 de mayo de 2015

La pelota sí se mancha


Un delincuente común
miembro de una barra brava
echó a perder una fiesta
con intención solapada.

Era uno entre tantos
que secundaban al reo
el responsable directo
de semejante revuelo.

Las imágenes confirman
que algo arrojó por la manga
con intenciones aviesas
de que suspendan la cancha.

Jugadores visitantes
resultaron afectados
por el líquido irritante
que atravesó el alambrado.

Operaciones políticas
practicadas en las sombras
acaban con la ilusión
y los sueños se desploman.

Ya no importan los colores
del club al que pertenecen
asistimos impotentes
a estos hechos que estremecen.

Ruben Edgardo Sánchez, 18 de mayo de 2015