Mi Universar

lunes, 25 de junio de 2018

Funcionarios demoníacos



Unos pocos delincuentes están juntando a paladas
el patrimonio del pueblo hasta que no quede nada.

No tienen ningún pudor suelen ser muy descarados
acostumbran a vivir de la teta del Estado.

Accedieron al poder de manera sospechosa
tienen mucho que ocultar por sus maniobras dolosas.

Mientras tanto los más pobres siguen padeciendo hambruna
el gobierno los ignora no tiene vergüenza alguna.

La población vulnerable lo padece día a día
porque no tiene recursos para frenar la sangría.

No hay derecho a maltratar de esta manera a la gente
este gobierno insensible es por demás indolente.

Al terminar sus mandatos deberán hacerse cargo
de su gran insensatez de su desidia y destrato.

Funcionarios demoníacos devastando nuestra tierra
administran el país como si fuera una empresa.