Mi Universar

jueves, 3 de agosto de 2017

Globitos de colores


Podemos equivocarnos porque errar es humano
pero hacerlo dos veces parece ser demasiado.

El que se cayó una vez y pisa la misma piedra
tiene una tontera innata que alberga en su cabeza.

Yo no los odio me apiado de su tremenda ignorancia
no pueden votar en contra de su vida y de su patria.

Ya saben que fue un engaño les vendieron un buzón
la alegría se quedó dormida en algún rincón.

Si cometen otro error tan grave como el primero
pondrán como el avestruz la cabeza en un agujero.

Piénsenlo bien compatriotas no vuelvan a ser ilusos
los globitos de colores no son para los adultos.

Ruben Edgardo Sánchez, 3 de agosto de 2017