Mi Universar

martes, 6 de junio de 2017

Sin aliento


Las veces que respiramos a lo largo de la vida
es imposible contarlas deben ser casi infinitas.

Si bien es algo automático y además muy natural
si estamos emocionados nos podemos olvidar.

Apelamos prontamente a una buena inspiración
para oxigenar de prisa a uno y otro pulmón.

Sólo nos falta llorar como hacen los bebés
cuando son dados a luz al momento de nacer.

A veces resulta extraño no poder respirar hondo
cuesta renovar el aire nos resulta un poco incómodo.

Suelen ser cosas que pasan y nos dejan sin aliento
momentos inolvidables grandes acontecimientos.

Ruben Edgardo Sánchez, 6 de junio de 2017