Mi Universar

viernes, 2 de junio de 2017

Odiosas desigualdades


Fuera del vientre materno llorando a moco tendido
llegamos todos al mundo pataleando y a los gritos.

Algunos a cielo abierto y otros en cunas de oro
unos padecen miserias otros nadan en tesoros.

No existe razón alguna para que existan los pobres
quienes mendigan el pan o cualquier cosa que sobre.

Mientras muchos indigentes están padeciendo hambruna
obscenamente los ricos acrecientan sus fortunas.

No es verdad que todos somos iguales ante la ley
mientras el pobre va preso el rico soborna al juez.

La salud la educación son servicios para todos
no sólo deben tenerlos los que están llenos de oro.

Algunas de estas cuestiones pasan desapercibidas
aunque llenas de obviedades no suelen ser corregidas.

No es fácil asimilar estas terribles verdades
la vida suele estar llena de odiosas desigualdades.

Ruben Edgardo Sánchez, 2 de junio de 2017