Mi Universar

jueves, 4 de mayo de 2017

Una mentira suprema


Argentina tiene un cáncer muy difícil de extirpar
que lastima a su pueblo desde mucho tiempo atrás.

Si siempre deben pagar los justos por pecadores
no podemos esperar que la situación mejore.

Pues la justicia no es ciega y tampoco es imparcial
el dinero y el poder la suelen condicionar.

Vale recordar acaso un fallo controvertido
juzgaron por la apariencia sin tener ningún motivo.

A un cordobés lo acusaron de robar un triste peso
el juicio no fue muy claro y estuvo tres años preso.

En cambio a los militares que causaron tanto daño
les reducen las condenas para que sigan matando.

Presionan a los fiscales para evitar que investiguen
a algunos los golpean o hacen que se suiciden.

Maltratan a los molestos e indultan a genocidas
le rinden culto a la muerte porque desprecian la vida.

Premiaron a los milicos que enlutaron la Nación
si les reducen las penas cada año valdrá dos.

Falló la Corte Suprema por tres votos contra dos
y la indignación de todos de inmediato estalló.

Muy pronto se mezclarán con ciudadanos honestos
caminarán libremente y tal vez muy cerca nuestro.

Bajemos ya las persianas y pongámosles candados
tal vez ya se encuentren libres los malditos condenados.

Ni olvido ni perdón deben cumplir las condenas
de lo contrario será una mentira "suprema".

Ruben Edgardo Sánchez, 4 de mayo de 2017

Los jueces de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina Elena Highton de Nolasco, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti votaron a favor de la aplicación del “dos por uno” mientras que Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda lo hicieron en disidencia.