Mi Universar

lunes, 2 de enero de 2017

Un calor insoportable


El verano bien sabemos no tiene contemplaciones
cuando arde es como el fuego que abrasa sin dilaciones.

Si la humedad lo acompaña se torna inaguantable
y en esas condiciones no es para nada amigable.

Luego de asarnos al horno en las fiestas de diciembre
el primer día del año terminó muy diferente.

Poco a poco comenzó a soplar viento pampero
y el alivio al fin llegó con su frescor placentero.

Según nos parece el clima se apiadó de nuestra suerte
y nos mostró poco a poco una cara diferente.

Hoy podemos disfrutar de un día más agradable
sin tener que padecer un calor insoportable.

Ruben Edgardo Sánchez, 2 de enero de 2017