Mi Universar

domingo, 22 de enero de 2017

Mi queridísima Adriana


Sabemos que nuestra vida tiene un comienzo y un fin
desde que nos dan a luz hasta el tiempo de partir.

No depende de nosotros sino de las circunstancias
mientras tanto disfrutamos de nuestra preciosa estancia.

Pues somos perecederos y tenemos vencimiento
tratamos de disfrutar la vida a cada momento.

Junto a tus seres queridos tus padres y tus hermanas
estarías cumpliendo años mi queridísima Adriana.

Pero el destino se impuso y te alejó de nosotros
si no es en este lugar tal vez nos veamos en otro.

Rebosante de alegría lucías a toda hora
nos dejaste tu sonrisa bella y franca como pocas.

Ruben Edgardo Sánchez, 22 de enero de 2017