Mi Universar

viernes, 27 de enero de 2017

Al igual que el yin y el yang


Como la noche y el día la luz y la oscuridad
la tristeza y la alegría la mentira y la verdad.

Como el frío y el calor la salud la enfermedad
igual que el blanco y el negro la bondad y la maldad.

Se atraen y se rechazan pues son dos polos opuestos
los dos extremos se enfrentan y se unen en el medio.

No acostumbran a andar sueltos pues juntos son necesarios
bien dicen que los opuestos suelen ser complementarios.

Son dos fuerzas esenciales que en algún lugar se tocan
cada una está pendiente de lo que haga la otra.

Al igual que el yin y el yang son energías opuestas
que siempre se necesitan y a la vez se complementan.

Ruben Edgardo Sánchez, 27 de enero de 2017