Mi Universar

lunes, 19 de diciembre de 2016

Que se vayan todos!


En el año dos mil uno durante el mes de diciembre
se produjo una crisis que produjo varias muertes.

La gente iba enojada por las calles y avenidas
con palos y cucharones las cacerolas batían.

La revuelta popular pedía “Que se vayan todos”
no podían esperar más tiempo de ningún modo.

Un gran desencadenante fue el famoso “Corralito”
que impedía sacar plata por decisión de un ministro.

El diecinueve y el veinte de diciembre dos mil uno
fueron dos días terribles que no olvidará ninguno.

Se movilizó el pueblo y expresó su descontento
por las calles y avenidas de un Buenos Aires violento.

El presidente dispuso una medida extrema
decretó estado de sitio y se metió en un problema.

El pueblo lo desoyó yendo a la Plaza de Mayo
para expresar su disgusto y a cambio recibió palos.

La policía mató a treinta y nueve personas
algunos cumplen condena y a otros los perdonan.

Al final se fueron todos dejando tierra arrasada
los daños los pagó el pueblo y los funcionarios nada.

Ruben Edgardo Sánchez, 19 de diciembre de 2016