Mi Universar

martes, 13 de diciembre de 2016

Palabras para el adiós


El día que yo me muera
tendré que elevar la voz
para indicar dónde estoy
aunque me invada la pena.

Gritaré fuerte mi nombre
bien alto a los cuatro vientos
para avisar que me muero
como debe hacer un hombre.

Agradeceré la estancia
en esta preciosa tierra
aunque nada lleve de ella
ni siquiera la esperanza.

Diré en el postrer suspiro
que yo anduve por aquí
y que ahora ya me fui
aunque pase inadvertido.

Que me tragará el olvido
con el correr de los años
aunque me parezca extraño
eso fue lo convenido.

Un contrato al que adherimos
el día en que nos gestaron
y así quedó estipulado
para que sea cumplido.

Ruben Edgardo Sánchez, 13 de diciembre de 2016