Mi Universar

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Alí Babá y los cuarenta ladrones


Algunos esperanzados creyeron en la promesa
de que todo iba a cambiar y es cierto hay más pobreza.

Porque esta revolución no es la de la alegría
en lugar de cumplir sueños padecemos pesadillas.

Por qué prometieron rosas si sólo tienen espinas
en tanto llora de pena nuestra sufrida Argentina.

Si hacemos caso a la frase que soñar no cuesta nada
por qué cuando despertamos la realidad nos aplasta.

Por culpa de Alí Babá y los cuarenta ladrones
nos robaron la esperanza y nos dejaron en calzones.

Ruben Edgardo Sánchez, 16 de noviembre de 2016