Mi Universar

sábado, 15 de octubre de 2016

Los sonidos de la tarde


Son las cinco de una tarde verdaderamente hermosa
con su grito silencioso la Medalla Milagrosa.

Se oyen fuertes los chillidos de las cotorras inquietas
y el rugido de los coches no dejan dormir la siesta.

Ambulancias presurosas hacen gemir sus sirenas
y helicópteros ruidosos batiendo sus alas vuelan.

Media docena de perros ladrándose mutuamente
correteando por el parque mezclados entre la gente.

Una joven me pregunta si quiero leer sus libros
aunque sus mudas palabras suelen hacer mucho ruido.

Y yo sigo escribiendo enredado en los sonidos
algunos por deliciosos se quedarán hoy conmigo.

Ruben Edgardo Sánchez, 15 de octubre de 2016