Mi Universar

martes, 27 de septiembre de 2016

Cuerpo y alma


Si nos abruma el cansancio y el estrés nos paraliza
no viene mal detenernos y dejar de andar a prisa.

Tomarnos un buen respiro en un lugar agradable
nos relaja y sienta bien y es muy recomendable.

De nada sirve exigir al máximo nuestra fuerza
terminamos agotados y recuperarnos cuesta.

Si el cuerpo nos dice basta no hagamos oídos sordos
si es la mente la que habla quitémosle los estorbos.

El diálogo es necesario pues permite el equilibrio
cuando no hacemos lugar corremos serio peligro.

Nuestro ser es uno solo no se puede dividir
cuerpo y alma en sintonía deberían convivir.

Ruben Edgardo Sánchez, 27 de septiembre de 2016