Mi Universar

domingo, 7 de agosto de 2016

Reírse de uno mismo


No es conveniente olvidar los errores cometidos
porque resulta probable que podamos repetirlos.

No cabe ninguna duda que lo hecho hecho está
nuestras equivocaciones no podemos remediar.

Pero es bueno recordarlas para que no se repitan
las decisiones erróneas que se olvidan se replican.

Que estén siempre en la memoria como malas experiencias
teniéndolas registradas por siempre en nuestra conciencia.

Si volvemos a caer nuevamente en el error
tomarlo graciosamente sin el mínimo pudor.

Después de todo nosotros somos seres perfectibles
y como somos humanos equivocarse es posible.

No hay nadie que esté exento de hacer lo que no debía
es mejor ser indulgente y disfrutar de la vida.

La pucha que hace bien una dosis de optimismo
en lugar de enojarse reírse de uno mismo.

Ruben Edgardo Sánchez, 7 de agosto de 2016

Ilustración: Pawel Kuczynski