Mi Universar

martes, 2 de agosto de 2016

De luna nueva a luna llena


Tan menguada está la luna por estos días de agosto
que es difícil disfrutarla pues no nos muestra su rostro.

La luna nueva resulta invisible a nuestros ojos
ocurre muy pocos días luego aparece de a poco.

No podemos verla ahora porque el sol nos encandila
en algún lugar del cielo estará bien escondida.

Camino al cuarto creciente cada día crece más
hasta que se hace completa y brilla en la inmensidad.

Aparecerá de a poco cuando empiece a atardecer
cada día irá creciendo y verla será un placer.

Cuando la luna esté llena nos alumbrará en la noche
quedaremos extasiados pues su magia es un derroche.

Su tránsito majestuoso no pasará inadvertido
la veremos deslumbrados por su glamoroso brillo.

Tan grande y tan luminosa será reina entre princesas
las estrellas jubilosas aportarán su belleza.

Ruben Edgardo Sánchez, 2 de agosto de 2016