Mi Universar

sábado, 9 de julio de 2016

Un abismo nos separa


Resulta una paradoja festejar la independencia
mientras ponen el cartel de que el país está en venta.

Más bien parece una burla que estemos todos de fiesta
mientras se entrega lo nuestro con premura y sin vergüenza.

Querían cambiar cambiaron y lo hicieron para mal
ahora es tarde y no pueden esta historia remediar.

Debieron haber pensado antes de ir a votar
que no era el más indicado para poder gobernar.

El país no es una empresa no hay rentabilidad
a menos que el objetivo sea hacerlo quebrar.

La deuda la carga el pueblo aunque tenga que pagar
con su trabajo a destajo de aquí hasta la eternidad.

Cuánta insensibilidad de quienes hoy nos gobiernan
les pedimos una mano y nos amputan las piernas.

Somos nada más que un número y no mucho más que eso
cuando pasan los comicios ya no valemos ni un peso.

Aman el 'úselo y tírelo' como única premisa
mientras nosotros sufrimos ellos se mueren de risa.

En tanto los argentinos no nos ponemos de acuerdo
nos encontramos cegados por vanos enfrentamientos.

Cómo hacer para aceptar que un gran muro nos separa
no podemos comprender todo aquello que nos pasa.

Desde uno y otro lado todos deseamos lo mismo
pero al querer encontrarnos nos separa un abismo.

Ruben Edgardo Sànchez, 9 de julio de 2016