Mi Universar

miércoles, 6 de julio de 2016

Nadie de quien depender


No dependemos de nadie
si tenemos libertad
para hacer lo que queramos
sin dañar a los demás.

Sucede algo parecido
al hablar de una nación
tan libre y soberana
que no acepta intromisión.

Que ningún poder foráneo
en un momento oportuno
pretenda inmiscuirse
sin tener derecho alguno.

Al hablar de independencia
de una persona o nación
queda implícito el derecho
que asume tal condición.

Ruben Edgardo Sánchez, 6 de julio de 2016