Mi Universar

jueves, 9 de junio de 2016

Tú y la pasión


Te sacudes el lastre aminoras tu celo
regurgitas tu sangre y derrites el hielo.

Desperezas tu ruego te lastima la brisa
arden fuego tus ojos y te acosa la prisa.

Te consume el incendio se calcinan tus manos
el silencio te ahoga y alardeas en vano.

Estridentes resuenan tus palabras de espuma
la conciencia condena tu irascible locura.

Truenan sordas tus voces te esclerosa el abismo
tus heridas descoses y ya no eres lo mismo.

Ruben Edgardo Sánchez, 16 de abril de 1990