Mi Universar

domingo, 26 de junio de 2016

La verdadera riqueza


El hombre y su inteligencia inventaron maravillas
que facilitan la vida y a menudo la complican.

Crearon necesidades para llenar los mercados
y acrecentar su riqueza a niveles impensados.

Con bienes perecederos que se usan y se desechan
y acaban siendo chatarra que contamina el planeta.

El sol nos regala vida la tierra nos alimenta
nos hidrata siempre el agua y el aire nos oxigena.

No hace falta mucho más el resto es prescindible
no es necesario embarcarse en misiones imposibles.

La verdadera riqueza se encuentra en otro lado
y queda mucho más cerca de lo que siempre pensamos.

Ruben Edgardo Sánchez, 26 de junio de 2016