Mi Universar

martes, 17 de mayo de 2016

Miseria (un diálogo posible)


I

Hace rato que no tengo ni siquiera qué comer
mi vida es tan miserable que nada puedo perder
y me pregunto a menudo por qué tuve que nacer.

No tengo una mano amiga que me acaricie la frente
una voz en mis oídos con palabras que me alienten
para que al menos mi vida sea un poco diferente.

Una luz en mi camino que ilumine mi horizonte
un abrazo interminable que venga no sé de dónde
es lo que pido hace tiempo sin embargo no responden.

II

Es cierto tienes razón el camino es algo duro
el lugar en donde naces determina tu futuro
y los sueños acunados se frustran muy a menudo.

La vida es maravillosa es un regalo al nacer
si la dicha te acompaña feliz llegarás a ser
pero si no tienes suerte la tendrás que padecer.

La miseria merodea cada hogar y cada esquina
todos estamos expuestos al fracaso y a la inquina
y en el peor de los casos a la muerte repentina.

Ruben Edgardo Sánchez, 5 de mayo de 2014