Mi Universar

jueves, 19 de mayo de 2016

Dialogando con la cordura


Espera no me abandones
no te vayas presurosa.

No temas que ya regreso
no te creas poca cosa.

No ves que me vuelvo loco
y sufro tremendamente.

No dejes que la locura
se apodere de tu mente.

No lo haré te lo aseguro
si me prometes volver.

Te lo prometo no dudes
de mi palabra otra vez.

Es que a veces las promesas
son llevadas por el viento.

Sabes que a mí no me gusta
jugar con los sentimientos.

Lo sé pero muchas veces
me traicionó la confianza.

No hay razón para que temas
no dudes de mi palabra.

Eso haré te lo prometo
y sabes que soy sincero.

Lo mejor es atenerse
a lo cierto y verdadero.

Gracias cordura eres buena
y te quiero con el alma.

Lo sé por eso confío
en que conserves la calma.

Ruben Edgardo Sánchez, 15 de marzo de 2014