Mi Universar

jueves, 19 de mayo de 2016

Coqueteando con la ley


Cientos y cientos de causas no es un número nomás
implican una manera de andar la moralidad.

Suponen una costumbre de ir eludiendo la ley
de vivir siempre en el borde y distanciado del bien.

Si el implicado resulta que además es funcionario
 el tema es mucho más grave y no es un hecho ordinario.

En tal caso es deplorable debido a su investidura
y resulta ser entonces un tremendo caradura.

Que se burla de las leyes con total desfachatez
revolcándose en el lodo de la cabeza a los pies.

Ruben Edgardo Sánchez, 19 de mayo de 2016