Mi Universar

jueves, 17 de marzo de 2016

Una boca y dos orejas


Será que es más importante escuchar antes que hablar
esto es lo que me propongo ahora dilucidar.

Acabo de advertir la sombra de mi cabeza
proyectada por el sol y a ambos lados mis orejas.

Sabemos que alcanza y sobra una lengua para hablar
sin embargo dos orejas se asocian para escuchar. 

El sonido monoaural emana de nuestra boca
lo escuchamos a la par y el mismo efecto provoca.

En tanto el sonido ajeno proviene de muchas fuentes
debemos seleccionarlo como avezados oyentes.

Conocemos de memoria todo nuestro repertorio
lo divulgamos a diario en diversos auditorios.

Ignoramos muchas veces lo que piensan los demás
aunque usamos dos orejas para poder escuchar.

Habrá que administrar sabiamente los recursos
una boca y dos orejas cada una a su turno.

Ruben Edgardo Sánchez, 17 de marzo de 2016