Mi Universar

domingo, 7 de febrero de 2016

Vivir a perpetuidad


En un lugar impensado
brota en silencio la vida
de manera imperceptible
va creciendo cada día.

Cualquier sitio es indicado
para ser y echar raíces
un poco de agua y de luz
y alcanza nuestras narices.

No debe pedir permiso
ella brota y nada más
aparece en cualquier sitio
con toda espontaneidad.

La vida es maravillosa
nada pide y todo da
tal vez sea su destino
vivir a perpetuidad.

Ruben Edgardo Sánchez, 7 de febrero de 2016