Mi Universar

viernes, 5 de febrero de 2016

La razón de los pobres


Murmuraba pesares mascullando la bronca
de arañar ilusiones derruidas de inviernos
y lamentos insomnes de una historia harapienta
enlodada de intrigas adulones traidores
agiotistas y necios que entregaron los sueños
de millones de seres que aguardaron pacientes
anhelantes de gloria exultantes de tiempo
esperando lo propio aspirando a lo justo
exigiendo lo digno por ser simples y bellos
abonados de cielos y de mares eternos
de labranza y ternura de paciencia y trabajo
que no esperan lo fácil ni lo breve ni nada
que no sea logrado con esfuerzo y con ganas
pero penan de veras cuando advierten que todo
lo querido y soñado está lejos y en manos
de horizontes extraños dibujados por mares
navegados antaño por piratas furtivos
de la cruz y la daga y por gentes amigas
con alforjas cargadas de ilusiones y sueños
escapadas del odio la miseria y la guerra
andadores en busca de quimeras y soles
con las ansias arando con la lucha el cansancio
la esperanza de ver a sus hijos mañana
arraigados y enhiestos heredando la tierra
pero calles y lunas conocieron el llanto
y la espesa amargura de los muchos que fueron
entregando sus días y sus noches de duelo
por las vidas perdidas el sudor y la sangre
del anónimo pueblo que aún aguarda inocente
que la luz que la dicha justifique los muertos
galvanice la lucha y libere a los justos
del oprobio el escarnio la opresión y la infamia
les devuelva la vida el aliento y la gloria
fructifique y corone la razón de los pobres.

Ruben Edgardo Sánchez, 6 de julio de 1991