Mi Universar

viernes, 29 de enero de 2016

Sin pan y sin trabajo


Desde hace algunos días que me encuentro abatido
y bastante deprimido pese a estar donde quería.

Disfruto mis vacaciones junto a la orilla del mar
y no me puedo quejar pero algo me carcome.

Y me puse a analizar qué será lo que me apena
si tengo la boca llena y puedo vacacionar.

Escuchando las noticias advierto casi enseguida
que está en peligro la vida por tanto odio y malicia.

Y entonces caigo en la cuenta que aquello que me deprime
y que mi pecho oprime ocurre aquí a la vuelta.

En la casa del vecino aquel que perdió el trabajo
tras laburar a destajo porque lo quiso un cretino.

Y concluyo con razón que es lógico andar penando
si les están destrozando a tantos el corazón.

Pues sin pan y sin trabajo la vida pierde sentido
uno termina abatido y con la cabeza abajo.

Ruben Edgardo Sánchez, 29 de enero de 2016

Pintura: Ernesto de la Cárcova