Mi Universar

martes, 26 de enero de 2016

Sin los pies sobre la tierra


Por gravedad nos anclamos a la tierra firmemente
pero tal vez si flotáramos sería muy diferente.

Comeríamos de todo beberíamos sin sed
subiríamos muy alto sin sentir la pesadez.

Ni las deudas ni el trabajo serían cargas pesadas
no más cercos ni alambrados adiós propiedad privada.

No tendríamos rodados tampoco bienes raíces
ni ojotas ni zapatos ni empresas automotrices.

Viajar por el mundo entero no sería impedimento
sin límites ni fronteras ni aduanas ni documentos.

Volaríamos desiertos montañas ríos y mares
también selvas y lagunas precipicios y glaciares.

Podríamos ver el sol antes del amanecer
y husmear cómo se acicala la luna al atardecer.

Sin los pies sobre la tierra soñaríamos despiertos
esperanzas y quimeras dejarían de ser sueños.

Ruben Edgardo Sánchez, 2 de noviembre de 2013