Mi Universar

domingo, 24 de enero de 2016

Qué bella estaba la luna


Soplaba un viento muy fuerte
sobrevolando las dunas
nosotros pacientemente
esperando ver la luna.

Encima del horizonte
caprichosamente había
una cortina nubosa
que al satélite cubría.

De repente apareció
redonda y muy brillante
sin obstáculo alguno
que se interponga delante.

Qué bella estaba la luna
cuánto fulgor irradiaba
su cara siempre sonriente
tan bella e inmaculada.

Ruben Edgardo Sánchez, 24 de enero de 2016