Mi Universar

jueves, 14 de enero de 2016

No sólo soplaba el viento


Estábamos en la playa disfrutando del verano
sin siquiera imaginar lo que vendría en un rato.

De repente y sin aviso comenzó a soplar el viento
pretendíamos quedarnos levantamos campamento.

La fresca brisa trocó por ventarrones muy fríos
mejor ponerse a resguardo para evitar un resfrío.

El éxodo fue creciendo de un modo estrepitoso
el regreso fue masivo por efecto contagioso.

Al llegar nos encontramos con una infausta noticia
ingresaron por la fuerza en una casa vecina.

Rompieron una ventana y abrieron su cerrojo
robaron sus billeteras como parte del despojo.

Un final inesperado para estas vacaciones
por suerte no los dañaron estos furtivos ladrones.

Lo que se llevó el viento fue un poco más que presencias
a nuestros pobres vecinos les soplaron pertenencias.

Ruben Edgardo Sánchez, 14 de enero de 2016