Mi Universar

sábado, 9 de enero de 2016

Crepúsculo agonizante


En el tibio interior de mi vivienda
todo es tan sugerente y especial
se insinúan contornos y siluetas
recortándose en plena intimidad.

En el frío exterior la trama urbana
entrecorta arrebol y gris cemento
con los gélidos tonos que regala
un paisaje de invierno al firmamento.

Aquí dentro las luces apagadas
el reflejo de algún calefactor
más los rayos del astro que se va
aseguran un clima acogedor.

Allí afuera gradual su despedida
el creciente anuncia luna nueva
que levita apenas suspendida
por millones y más hilos de seda.

Sobre ella descansa el fiel lucero
que pretende caer y ser mecido
como suele hacer tan a menudo
procurando no ser interrumpido.

Con detalle describo la llegada
de este regio crepúsculo silente
que sorprendo a través de mi ventana
tan así como nada de repente.

Ruben Edgardo Sánchez, 23 de julio de 1990